Ilustración de encías afectadas por gingivitis con la leyenda "Etapas"
Ilustración de encías afectadas por gingivitis con la leyenda "Etapas"

Etapas

¿Qué son las encías sanas?

Tener encías sanas es fundamental para tener dientes fuertes. Las encías están compuestas de tejido blando, similar a la piel, y cubren los huesos que sostienen los dientes. Forman un sello hermético alrededor de los dientes, lo que limita los lugares donde pueda acumularse placa bacteriana.

Las encías sanas tienen un color rosado claro o coral, aunque pueden presentar otros pigmentos según tu origen étnico.

Los cambios que se produzcan en las encías, por ejemplo, si presentan enrojecimiento o hinchazón, si sangran al cepillarte los dientes o pasarte el hilo dental, o si comienzan a retraerse, pueden ser signos del sangrado de encías.

Una de las causas del sangrado de encías es la acumulación de placa bacteriana a lo largo de la línea gingival (el área donde las encías se juntan con los dientes). Si la placa no se elimina mediante el cepillado y el uso de hilo dental habituales, puede provocar irritación, una forma del sangrado de encías temprana y reversible.

Si no se protegen las encías de los problemas de encías como el sangrado, el sello entre las encías y los dientes se puede debilitar y provocar el desarrollo de pequeños espacios o "bolsillos" entre si. Si esto no se previene, con el paso del tiempo estos bolsillos pueden hacerse más profundos y provocar una de las formas más graves de los problemas de encías, la periodontitis, que es irreversible y puede causar la pérdida de dientes.

Ilustración de encías sanas

*Ocasionado por placa.