CÓMO PUEDES AYUDAR A PREVENIR EL SANGRADO DE ENCÍAS* AL CEPILLARTE

Las encías sanas no sangran, por lo que no es normal ver sangre al cepillarte los dientes o al pasarte el hilo dental. Asegúrate de hablar con tu odontólogo si presentas sangrado de encías.

Existen varias causas posibles del sangrado de encías: una nueva rutina de cuidado bucal, cepillarte los dientes en exceso, demasiado fuerte o poco, o utilizar ciertos medicamentos. A menudo, una de las causas del sangrado de encías puede ser la acumulación de placa bacteriana en los dientes, alrededor y entre ellos. A menos que se eliminen (normalmente al cepillarse), estas bacterias pueden irritar las encías y provocar el sangrado.

Estos son seis simples pasos que puedes seguir en tu rutina de cuidado bucal diario para reducir el riesgo de ver sangre al cepillarte los dientes:

1. Dos por dos

Cepillarse los dientes ayuda a eliminar la placa bacteriana y las partículas de comida que si se dejan acumular alrededor de los dientes, sobre estos o entre ellos, puede irritar las encías y provocar problemas como el sangrado de encías. Cepíllate los dientes dos veces por día durante dos minutos; lo ideal sería usar una crema dental con flúor y bicarbonato de sodio como parodontax.

2. No olvides ninguna parte

Asegúrate de limpiar cada rincón de tu boca cuando te cepilles los dientes, incluso las áreas difíciles de alcanzar, por ejemplo, entre los dientes. Mueve el cepillo metódicamente por la boca cubriendo las superficies externas e internas de todos los dientes (superiores e inferiores), así como también las superficies para masticar. También puedes preguntarle a tu dontólogo cuál es la mejor manera de cepillarte los dientes.

3. Hazlo suave

Cuando se trata de la limpieza de los dientes, cepillarlos fuerte no es la mejor opción. De hecho, cepillarlos bruscamente o demasiado, o utilizar un cepillo de dientes gastado puede dañar el esmalte de tus dientes, por lo que debes cepillarlos cuidadosamente. Se recomienda también cambiar el cepillo de dientes cada tres meses.

4. Conoce los ángulos

Haz un movimiento circular o elíptico, y orienta el cepillo de dientes hacia abajo, en dirección de las encías, a un ángulo de 45 grados. Esto permite limpiar la línea gingival (el área donde las encías se juntan con los dientes). En las superficies internas de los dientes delanteros, inclina el cepillo de forma vertical, y utiliza la parte delantera para realizar movimientos pequeños y circulares.

5. No te olvides de la línea gingival

La línea gingival puede ser propensa a la acumulación de placa bacteriana perjudicial. Sé especialmente cuidadoso para eliminar la placa de esta área, así como también de los espacios entre los dientes. Esta acción, junto con el uso habitual de hilo dental o cepillos interdentales, puede ayudarte a controlar la acumulación de placa.

6. Tampoco te olvides de la lengua

Una buena higiene bucal no implica lavarse los dientes y las encías únicamente. Cepillar la lengua suavemente también puede ayudar a refrescar tu aliento y limpiar tu boca eliminando las bacterias.

*Ocasionado por placa.