SANGRADO DE ENCÍAS: MITOS Y REALIDADES

El sangrado de encías afecta a muchas personas en todo el mundo. Aproximadamente el 50 % de los adultos han visto sangre al cepillarse los dientes durante su vida. Además, existen varios mitos sobre el sangrado de encías que se han creado con el tiempo.

Estos son algunos de los mitos más comunes sobre el sangrado de encías que puedes encontrar, junto con algunos datos clave que debes considerar en cuanto a las causas y el tratamiento del sangrado de encías...

1. EL SANGRADO DE ENCÍAS SOLO AFECTA A LAS PERSONAS MAYORES: MITO

El sangrado de encías, a menudo es causado por la acumulación de placa en los dientes, alrededor y entre ellos. Puede afectar a personas de todas las edades, aunque el problema es menos frecuente en los niños.

2. LAS ENCÍAS RETRAÍDAS NO PUEDEN VOLVER A CRECER: REALIDAD

¿Acaso las encías retraídas pueden volver a crecer? No, las encías retraídas no pueden volver a crecer por sí solas. Pasarte el hilo dental periódicamente y usar una crema dental con flúor, como parodontax, puede ayudarte a evitar la acumulación de placa, una de las causas de la recesión gingival.

3. CEPILLARSE DEMASIADO FUERTE PUEDE PROVOCAR QUE LAS ENCÍAS SANGREN: REALIDAD

Cepillarte demasiado fuerte puede provocar que tus encías sangren. Este sangrado puede ser un signo de problemas en las encías como la gingivitis, así que consulta siempre a tu odontólogo si has visto sangre cuando te cepillas los dientes. Al cepillarte, es importante no aplicar demasiada presión. Usa un cepillo manual o eléctrico de cabezal pequeño y cerdas de puntas redondeadas suaves y muévelo cuidadosamente de forma circular o elíptica y presta especial atención a la línea gingival (el área donde la encía se junta con los dientes). Se recomienda también cambiar el cepillo de dientes cada tres meses.

4. EL SANGRADO DE ENCÍAS ES COMÚN Y NO ES TAN IMPORTANTE: MITO

El sangrado de encías es la primera etapa de la enfermedad periodontal y puede curarse con el tratamiento adecuado y una buena rutina diaria de cuidado bucal. Pero, si no se trata, puede provocar una enfermedad periodontal más grave llamada periodontitis, que es irreversible, no se puede curar y, en consecuencia, puede provocar la pérdida de dientes.

5. SOLO NECESITO CONSULTAR AL ODONTÓLOGO CUANDO TENGO UN PROBLEMA: MITO

Si crees que tienes alguno de los signos del sangrado de encías, lo que incluye ver sangre luego de cepillarte o pasarte el hilo dental, comunícate con tu odontólogo lo antes posible. Sin embargo, también deberías realizarte controles regulares según te lo indique tu odontólogo, aunque creas que todo está bien. El odontólogo puede detectar señales del sangrado de encías u otros problemas antes de que desarrolle cualquier signo y, de esta manera, podrá ayudarte a prevenir esta enfermedad antes de que empeore.